El agilismo mola, tiene el factor cool que hace años tenía ITIL. Y claro hay que ser ágiles en operaciones, pero nadie dice cómo.

La mayor parte de la gente tiene SCRUM como referente de la agilidad, pero la historia no acaba en SCRUM, pero de nuevo: tiene el factor cool y un factor añadido, los pilares de SCRUM son fácilmente asimilables.

Frases típicas cuando hablas de SCRUM en un entorno de operaciones

Es que esto es para desarrollo

Frase número uno: esto de SCRUM es para desarrollo… pueessss… NO. Es cierto que tiene sus orígenes en el ámbito de desarrollo pero el manifiesto es tan flexible que con pequeños cambios se puede adaptar, hasta en entornos educativos se han hecho adaptaciones

Es que esto es para proyectos

Y ahí va la frase dos, y toca el reto de explicar que no, que existen frameworks de escalado…. y es cuando te metes en un jardín de rosas y admitiendo que es que el agilismo mola, es fácil de entender, más humano… y que te has enamorado de sus pilares.

¿Agilismo y operaciones?¿Scrumtil?

Aquí viene el problema, ser un proveedor de servicios que opera en ISO 20.000 y ser ágiles, ¿Se puede?

Me gustaría pensar que es posible maridar el agilismo con itil, pero me salen dudas por todas partes, veamos algunos procesos:

¿Gestión de la configuración? Aquí podríamos plantear sin problemas que sí es posible hacer pequeños incrementos de la cmdb, hacer un servicio, luego otro… ver el ritmo al que mapeamos las cosas… luego quizás profundizar más, redefinir…

¿Gestión del catálogo de servicios? Pues parece que podríamos poner servicios demo, pequeños, evolucionarlos, y sí que puede tener un encaje la idea de los incrementos e interacciones sobre el catálogo de servicios.

Ambos casos anteriores tiene algo en común, un objetivo iterativo, algo que evoluciona, pero qué pasa con cosas como la gestión de incidentes, eventos, peticiones, problemas… ¡la gestión del cambio y las releases! la leche. ¿Es agilizable con scrum? No veo cómo…

En realidad no veía como, pero descubrí algo…