Los Simpson nos regalan escenas épicas que quedan grabadas en nuestra memoria, como la de Skinner con Charlmers y los jamones al vapor.

¿Jamones al vapor?

Bien, aquí mi questión:

Scrum es un marco de trabajo que nos otorga cierta flexibilidad, hay muchas cosas en las que pudiendo ser prescriptivo, no lo es. Pero hay otras cosas que son de sota, caballo y rey, como el hecho de hacer los daily stand-ups, o la review, o tener un backlog…

De la misma forma que para un jamón al vapor parece que hay dos cosas imprescindibles: Jamón y cocinado al vapor, para Scrum hay cosas elementales.

Si servimos hamburguesas en vez de jamones al vapor, pues no deberíamos llamarlo jamones al vapor, de la misma forma que si decidimos usar Scrum “de otra forma” pues ya no es Scrum. Está claro que no siempre podremos usar Scrum, pero sí algunas de las herramientas que nos brinda, pero ya no es Scrum.

Lo dicho: no digas que haces Scrum, si no es Scrum, dí que te inspiras en… dí que usas algunas cosas de Scrum, pero no digas que haces Scrum si no lo es en realidad.