Imagen de: https://www.flickr.com/photos/luigimengato/ original aquí.

La teoría de Tuckman lleva entre nosotros desde 1965, viene a decir que todos los equipos pasan inevitablemente por una serie de etapas de rendimiento cíclicas:

  • Formación (forming): ese periodo de ilusión en el que el equipo se forma, el rendimiento es superior a la suma de los rendimientos individuales, se descrube el proyecto…
  • Tormenta (storming): conforme el equipo se conoce y trabaja de forma conjunta surgen roces de diferentes tipos, conflictos.
  • Normalización (norming): se resuelven los problemas, se establecen normas de convivencia, se supera el conflicto (esperemos que sí)
  • Rendimiento (performing): una vez superado el conflicto el equipo rinde y alcanza su plenitud, sin embargo se puede volver a la fase de tormenta.

¿Y qué pinta Scrum en todo esto?

Me acuerdo cuando recibí la formación por primera vez de Scrum Master con Xavier Quesada, y se me grabó una frase:

Scrum no resuelve tus problemas de equipo, los permite identificar y los magnifica

Y es cierto. Basta un par de Sprints como observador para observar dinámicas que se producen (en equipos “jóvenes”)

  • Alguien que no actualiza el tablero
  • Alguien que quiere estar a todo y no termina nada
  • Alguien que no sabe decir que está bloqueado pero “todo va bien”
  • Alguien llega sistemáticamente a los stand-ups

Estas pequeñas actitudes son las que nos llevan al conflicto.

  • Scrum nos permite detectarlas: podemos observar disfunciones en los dailies. Podemos ver las dinámicas del grupo en su conjunto y de los individuos que lo componen.
  • Las retrospectivas nos ayudan a detectar si el equipo es capaz de hablar entre sí de los fallos que observamos o si debemos guiarles a que hablen de ello.
  • Las reviews nos ayudan a detectar si el equipo es capaz de hablar con los stakeholders y encajar las posibles críticas o cambios.

En resumen: nos da las herramientas para ver fallos y los momentos para resolverlas (las retros) pero si no hacemos nada lo magnificará y con el tiempo tendremos un bonito elefante en la habitación del que nadie habla.